Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
07Dic

Una actitud positiva fortalece las defensas

Tener una actitud positiva hace bien a la salud. Diversas investigaciones han demostrado que el bienestar emocional refuerza el sistema inmunológico de los seres humanos. En pacientes con diabetes atender a las emociones es muy importante dado que la gestión del día a día demanda atención y cuidados con constancia. Estar motivados ayuda a cumplir el tratamiento y a evitar complicaciones.

La revista Proceedings of the National Academy of Sciences publicó un estudio con mediciones de la felicidad desde un enfoque biológico. El objetivo del análisis  era determinar de qué modo inciden en la salud las actitudes positivas y negativas. Es decir, demostrar la influencia de la psiquis en los fenómenos físicos del cuerpo. Las conclusiones revelaron que el estado de ánimo es un factor fundamental de la salud.

En el estudio, las personas con actitud positiva en sus pensamientos mostraron una reducción de problemas cardiovasculares, neuroendocrinos e inflamatorios. Asimismo presentaron mejores respuestas de funcionamiento en el sistema de defensa natural del cuerpo contra las infecciones, las bacterias y los virus. También se descubrió que las actitudes mentales negativas provocan un considerable aumento de los niveles de cortisol en sangre.

El cortisol es una hormona que se libera como respuesta al estrés. Una de sus principales funciones es incrementar el nivel de azúcar en la sangre. También se ocupa de suprimir el sistema inmunológico y ayudar al metabolismo. La liberación de cortisol está gobernada por el cerebro que a su vez está mediado por las emociones. El estudio comparó que el cortisol subía hasta un 30% más en personas que se manifestaban tristes en relación a las personas que se definían como satisfechas.

Actitud positiva

La actitud positiva es una poderosa fuente a favor de la vida. Si bien no cura, está demostrado que ayuda a sostener tratamientos prolongados como el de pacientes con diabetes. Para cultivarla es necesario comenzar a cuidar algunos aspectos. Uno de ellos es la forma en la que moldeamos el mundo a través de las palabras que usamos. Las palabras son el reflejo de lo que pensamos y la selección que hacemos de ellas define nuestras emociones.

Lo que digamos y cómo lo digamos puede afectarnos. En el contexto medicinal, un claro ejemplo consiste en nombrar a los pacientes como “diabéticos”. Una enfermedad no debería porqué definir a una persona. Estos mínimos cambios a veces son suficientes. Es importante revisar la forma en que nos expresamos para quitar pensamientos erróneos que pueden perjudicarnos y dañarnos.

Otros aspectos que pueden ayudar en el control de las emociones es comprender que las situaciones desagradables no son inalterables. Todo pasa. La única constante en la vida es el cambio. Y como dice el dicho: “no hay mal que dure cien años”. Lo que debes hacer es quedarte con lo positivo y útil de cada momento. No debemos olvidar que hasta las peores situaciones también tienen su fin.

Invertir tiempo en uno mismo, apoyarse en las fortalezas, plantearse objetivos realistas, aceptar los contratiempos también puede ayudar. Es importante entender que somos el resultado de nuestras decisiones y una actitud positiva puede hacer la diferencia ante circunstancias adversas.  Aprender de los fracasos, agradecer y animarse a intentar alcanzar lo que se desea, son conductas que alimentan una actitud positiva.

Buscar apoyo

Cuando las emociones negativas son insuperables es bueno saber que se puede contar con la ayuda de personas cercanas. Buscar apoyo en familiares y amigos te ayudará a afrontar mejor cualquier situación. Compartir los sentimientos fortalece los vínculos y las relaciones y permite aliviar las cargas. No es bueno sufrir en silencio. Si los pensamientos dañinos persisten asistir a la consulta de un profesional en psicología es una opción saludable y necesaria.

Recordemos, además, que las fluctuaciones de los niveles de glucosa en sangre provocan alteraciones significativas en los estados de ánimo y que la depresión puede estar asociada a la diabetes. Además, este contexto de pandemia agrava la ansiedad y la sensación de incertidumbre. Si sentís que te gustaría tener una actitud positiva pero no estás pudiendo lograrlo, no dudes en pedir ayuda profesional.

Tu salud mental, física y emocional es siempre lo más importante.

Controlá tu diabetes.

Te puede interesar: Diabetes y humor: el mensaje de Woody Allen

Compartir
Etiquetas: actitud , positiva ,
flechavolver a novedades