Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
06Abr

Actividad física en tiempos de aislamiento social

La actividad física es, junto con la alimentación sana y la medicación indicada por los profesionales de la salud, una de las variables que NO puede faltar para controlar tu diabetes.

Sin embargo, no siempre se la toma con la seriedad que merece.

Los avances en el sedentarismo, propios de la vida moderna, más el erróneo aprendizaje de que los deportes son una actividad meramente recreativa y no un requerimiento fundamental (que traemos, incluso, desde la escuela) hacen que el ejercicio físico sea una actividad muchas veces poco bienvenida para las personas, tengan o no diabetes.

De hecho, el sedentarismo es una de las principales causas del avance exponencial de la diabetes en el mundo, generando como daño colateral que las personas se alimenten de manera poco saludable, por preferir comidas rápidas en lugar de elaboradas en casa.

 

Te puede interesar: Impacto de la diabetes en el mundo. Informe 2019

 

En tiempos de aislamiento social obligatorio como los que vivimos, mantener la actividad física se vuelve aún más desafiante.

Si no te considerás una persona “deportista” y notás que te cuesta mantenerte activo, en esta nota te damos 8 consejos que te pueden servir. Algunos son para implementar ahora y otros para listar y planificar cuando superemos la pandemia.

Primer paso para la actividad física: motivate

Realizá una lista de las cosas que te gustaría hacer pero tu cuerpo no te lo permite o te generan dolor. ¿Te gustaría jugar con tus nietos sin perder el aliento? ¿Te duele la cintura cuando te sentás en el piso a jugar con ellos? Proponete desafíos alcanzables y que hoy notes que te cuestan, como bajarte del auto, subir escaleras, caminar hasta el mercado o bailar. Luego de varias semanas de actividad física, revisá la lista para comparar cómo percibís tu cuerpo.

Ponete metas cortas y alcanzables. Si querés correr un maratón y nunca entrenaste, es posible que este consejo no te sirva.

Equipate

Es verdad que la ropa vieja espera en tu armario para ser usada como piyama o para hacer actividad física. Sin embargo, es importante que te equipes con ropa deportiva adecuada y que cumplas con ciertos recaudos. Tus pies, especialmente, necesitan un cuidado para evitar complicaciones que, además, sean la mejor excusa para abandonar la actividad física. Asegurate de contar con medias y calzado cómodo y, en lo posible, ideado para personas con diabetes. Revisá tus pies al volver de la actividad para chequear su humedad e higiene.

Además, medí tu nivel de glucosa en sangre antes y después de la actividad y llevá siempre con vos una barra de cereal o una tableta de glucosa para compensar una eventual baja repentina. Llevar una identificación visible de tu diabetes es una medida preventiva clave, además de una botellita de agua.

Paso a paso

Si estás empezando con tu rutina de actividad física, buscá dar pasos incrementales en lugar de hacer todo de una vez. Podés iniciar con 10 minutos y luego sumar otros diez hasta alcanzar unas tres horas semanales. La cantidad de tiempo ideal dependerá de tu estado físico, tu edad y otras cuestiones determinadas por tu médico.

Poné a prueba tu creatividad

Si hacer actividad física te resulta aburrido, poné música o la televisión. Hay unos estuches muy cancheros que usa la gente para colgar el celular de su brazo y escuchar música mientras sale a caminar o correr. Rastreá la actividad que mejor cuadre con tu gusto: caminar, correr, bailar, pasear al perro. Ponete metas como ver en el mapa hasta dónde quisieras llegar caminando o entrenate para alguna competencia acorde a tu estado físico. A la hora de controlar tu diabetes, toda la creatividad es bienvenida.

Movete chiquita, movete

Todas las situaciones son buena excusa para sumar actividad física a la que empezaste a hacer regularmente. Reemplazá las escaleras mecánicas por las fijas (esas que en la salida del subte nadie usa). Estacioná el auto más lejos y caminá para llegar a tu destino. Bajate antes de la parada del colectivo, levantate para hablar con tu compañero de trabajo en lugar de escribirle por Whatsapp. Llevá esta propuesta en tu mente y vas a ver que te venías perdiendo de un montón de oportunidades de moverte más.

Agendá tu progreso

Usá tu agenda o un calendario para anotar los días que hiciste actividad física y por cuánto tiempo. Podés valerte de tu Planilla o aplicación de automonitoreo o registrarlo aparte. Existen aplicaciones que se instalan en tu celular y miden la cantidad de pasos, metros o kilómetros recorridos. O, aún más especializados, los relojes inteligentes son sumamente completos. Convertí la actividad física en un juego, sumando pequeños desafíos que agendes cada vez y premiándote cuando los alcances.

Sumá aliados

Nada mejor que un compañero o compañera de actividad física para limitar la tentación de suspender la rutina. Hacer ejercicio con alguien más es más divertido, el tiempo pasa más rápido y el compromiso aumenta. Si no conseguís quién te acompañe, al menos pedile a un amigo o familiar que periódicamente te pregunte cómo vas.

Existen aplicaciones que te contactan con otras personas para compartir desafíos o juntarse a hacer ejercicio. Tal es el caso de SportD, un desarrollo netamente argentino, pensado para personas con diabetes. Además de monitorear tu bienestar físico, la app te pone en contacto con una comunidad de personas con diabetes a las que podés localizar por cercanía.

Te puede interesar: Tecnología para tu diabetes 2. Running 

Escuchá a tu cuerpo

Si una actividad física te genera dolor, no te fuerces. Probá frenando, disminuyendo el ritmo, tomando descansos. Si correr te genera dolor de rodillas, probá con caminatas o andando en bicicleta.

 

Y nunca dejes de consultar a tu médico antes de proponerte toda rutina de actividad física.
Te felicitamos por haber asumido el compromiso. Controlá tu diabetes.

Compartir
flechavolver a novedades