Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
12Oct

Usan bacterias para diagnosticar la diabetes

Las bacterias que conviven en el intestino permitirían diagnosticar la diabetes. Existe una relación entre las dificultades para regular la cantidad de azúcar en sangre y los cambios en los ritmos del microbioma intestinal. Una mayor aproximación al comportamiento de las especies bacterianas contribuye a conocer el riesgo de desarrollar la afección.

En el intestino se encuentran más de mil microbios diferentes y se presume que existe una mayor cantidad aún desconocida. Esta población influye en la salud de las personas cuando su conducta se ve alterada por algún motivo. Los ritmos circadianos regulan el organismo en su conjunto y están presentes en los procesos metabólicos internos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Múnich demostró la conexión entre la interrupción circadiana y la resistencia a la insulina. Las alteraciones del reloj corporal serían uno de los motivos por los cuales la glucosa no puede ingresar a las células con la misma facilidad. Las personas con diabetes tienen menos fluctuaciones diarias en sus bacterias intestinales.

El diagnóstico de los microbiomas 

Un estudio de la  Cell Host & Microbe reunió a 2.000 personas sanas y las analizó durante el término de un día. Al observar los resultados descubrieron que en todos los casos los sujetos analizados mostraban oscilaciones regulares de las bacterias intestinales. En cambio, no obtuvieron las mismas conclusiones en pacientes con trastornos metabólicos como prediabetes y diabetes.

En estos casos las personas perdieron los patrones rítmicos de sus bacterias intestinales. Asimismo los cambios del microbioma sirvieron como biomarcadores para diagnosticar la diabetes tipo 2. Los científicos detectaron más de una decena de bacterias y microorganismos que no cambiaron en el lapso de 24 horas en personas con diabetes.

Luego usaron esas mismas bacterias para crear un modelo matemático que les permitiera detectar si una persona tenía o no diabetes. La prueba era muy simple, si los microorganismos permanecían estáticos estaban ante un caso de diabetes. Por el contrario, cualquier modificación del comportamiento de alguna de estas bacterias, indicaba que la persona no presentaba la enfermedad.

El modelo de diagnóstico fue probado en un nuevo grupo de 699 personas y funcionó con éxito. La presencia o ausencia de cambios en el ritmo de las bacterias permitió realizar predicciones en dos sentidos. Por un lado, detectar pacientes con diabetes tipo 2 y también diagnosticar previamente quién estaba en riesgo de desarrollar la afección.

Bacterias del intestino bajo la lupa

Otras investigaciones recientes han identificado a los microorganismos residentes en el intestino como uno de los factores que pueden influir en la aparición de la obesidad y la diabetes. Según el departamento de Bioquímica de la Universidad Simón Bolívar, las bacterias que residen en el tracto intestinal afectan la extracción de nutrientes.

Estos bioquímicos señalan que en los adultos, la microbiota intestinal es diversa y actúa como una barrera que impide el desarrollo de patologías gastrointestinales. Una mayor aproximación a esta población microbiana podría contribuir a conocer su potencial como medio terapéutico para tratar el síndrome metabólico y la diabetes.

Si bien estos descubrimientos prometen tener un rol importante tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la diabetes, aún se encuentran en fases tempranas de investigación. Deberemos esperar algún tiempo para que su uso se generalice y estén al alcance de los pacientes. Mientras tanto disponemos de varios test seguros y confiables para el diagnóstico de la diabetes, así como un arsenal terapéutico muy variado para su control.

Controlá tu diabetes.

Te puede interesar: Dieta con vegetales reduce el riesgo de Diabetes tipo 2

Compartir
flechavolver a novedades