Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
La actividad física es uno de los pilares irreemplazables del tratamiento de la diabetes. Su indicación debe ser adecuada para cada paciente considerando la edad, el peso, los antecedentes de enfermedades previas y las posibilidades económicas y laborales para su realización.

La actividad física genera cambios en el organismo

Inicialmente, durante su realización, se incrementa la liberación de algunas hormonas (como la adrenalina) que poseen un efecto contrario al de la insulina, provocando aumento de la glucemia.

Sin embargo luego de aproximadamente una hora de haber finalizado el ejercicio, el tejido muscular experimenta un aumento muy significativo de la sensibilidad a la insulina. Esto significa que la glucosa circulante ingresa en los músculos provocando un descenso de la glucemia beneficioso para lograr un control metabólico adecuado.

Este efecto sobre la sensibilidad a la insulina, puede persistir hasta 20 a 24 horas luego de haber realizado el ejercicio. Por este motivo, en algunos casos, si el ajuste de la dosis de insulina o de las drogas hipoglucemiantes no fue efectuado o no se realizó una colación previa, es posible la aparición de hipoglucemias.

Es fundamental acordar con el médico sobre el tipo de actividad que cada paciente debe realizar, su duración y frecuencia, y realizar automonitoreo glucémico antes de cada sesión de ejercicio a fin de prevenir las hipoglucemias.

Con relación a la actividad física recuerde considerar que:

  • El ejercicio debe ser seguro
  • Se debe evaluar su intensidad, duración y horarios
  • El monitoreo previo de la glucemia es fundamental
  • Puede causar tanto hiperglucemia posterior como hipoglucemia tardía
  • Su realización puede requerir modificaciones de la dosis de insulina, de los fármacos orales y de la ingesta

Dependiendo del valor de glucemia capilar hallado mediante el autocontrol se tomará la decisión adecuada antes de realizar la actividad física:

  • Con valores menores a 100 mg/dl es conveniente realizar una colación.
  • En situaciones de hiperglucemia mayor a 250 mg/dl. es correcto retrasar el horario del ejercicio hasta lograr un descenso de la glucemia.
  • En pacientes con diabetes tipo 1 e hiperglucemia es beneficioso medir cetonas en sangre o en orina, ya que de estar presentes la dad está contraindicada.

Recuerde que la actividad física asociada con el plan de alimentación puede ser en algunos casos el único tratamiento de la diabetes tipo 2, y que en estadios posteriores reduce los requerimientos de medicamentos, siempre que se realice en forma periódica.

subir