Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
04Ene

Diabetes y Dakar. Cuando los sueños se hacen realidad

Como nos gusta hacer en Controlá tu diabetes, esta vez asociamos diabetes y Dakar en una amistad que parece no tener ninguna posibilidad de existir. Sin embargo, por primera vez en la historia, una persona con diabetes consiguió cruzar la meta de la carrera del motor más dura del mundo. El piloto Daniel Albero busca, con esta hazaña, difundir el mensaje de que la diabetes no es de ningún modo un impedimento para perseguir los propios sueños.

En esta nota, un nuevo testimonio para inspirar a que persigas los tuyos.

 

Diabetes y Dakar: cuando la utopía nos hace echar a andar

Hace veinte años, el valenciano Daniel Albero decidió que quería demostrar al mundo que diabetes y Dakar no eran incompatibles como los médicos le habían diagnosticado. Es así como se convirtió en una persona más con diabetes tipo 1 proponiéndose un gran desafío deportivo en una competencia de alta exigencia. Hoy, su meta está cumplida. Pero, para llegar a este final feliz, tuvo que fracasar dos veces en intentos previos, entrenarse física y técnicamente y superar un montón de obstáculos, propios y sociales.

En “Un diabético en el Dakar”, un libro en el que cuenta su biografía explica que su objetivo fue “romper las barreras que impiden a millones de personas diabéticas en todo el mundo llevar a cabo una vida normal y motivarlos a realizar actividades deportivas, e impulsar y fomentar el interés en la investigación de la diabetes.” (Ver LINK)

Hoy, el deportista ocupa las primeras planas de los suplementos deportivos de medios internacionales, dada la hazaña de unir diabetes y Dakar en, además, la categoría más complicada: la Original by Motul. Esta categoría se caracteriza porque los competidores sólo pueden llevar consigo elementos básicos y ningún tipo de asistencia.

A Daniel le fue diagnosticada la diabetes de tipo 1 a los nueve años. Los médicos le dijeron que probablemente no podría practicar deportes extremos. “En aquél momento era difícil ser consciente de cuál era mi enfermedad, aunque yo prefiero llamarla condición; en aquél entonces nunca imaginé poder crecer o tener hijos, formar una familia, lograr algo tan sencillo como un puesto de trabajo o incluso practicar el deporte que tanto ansiaba.”, explica Albero en el prólogo de su libro. Y cierra con un mensaje esperanzador para todas las personas con diabetes: “con trabajo, esfuerzo, mucho empeño y dedicación, todo se puede conseguir. Sólo necesitas tener sueños. Y os aseguro que los sueños se cumplen”.

Te puede interesar: Valentina Kogan transformó la diabetes en un motor de superación personal 

Dado que el Dakar es una carrera que demanda un enfoque absoluto y mucho entrenamiento, cabría pensar que Daniel Albero es una persona sin duda audaz y, sobretodo, con el privilegio de acceso a recursos económicos para afrontar su sueño. Creeríamos que él consiguió unir diabetes y Dakar porque, especialmente, contaba con el dinero para hacerlo. Sin embargo, el financiamiento también fue un desafío para él: “no sabéis cómo es difícil emprender un camino a Dakar sin un mísero euro en el bolsillo. Ser músico también ayudó a Daniel a perder la vergüenza -¡pero no el respeto!- delante de los principales inversores de este proyecto. Sin ellos, nunca hubiésemos llegado a Dakar”, introduce su amigo y jefe de comunicación del proyecto, Jordi Company.

La pandemia generada por el Covid-19 fue otro desafío para el deportista, que necesitaba sostener su preparación física, técnica y nutricional para prepararse para la competencia. Ya había tenido que retirarse dos veces en años anteriores y este año casi se convierte en el tercer abandono: antes de completar el recorrido, compartió en sus redes sociales que estaba teniendo una jornada extremadamente complicada, con el sabido desgaste de 10 etapas anteriores que debió sortear.

Su libro, publicado antes del éxito de su hazaña, busca llevar su caso como mensaje de motivación y empuje para las personas con diabetes. Así como Valentina Kogan, la deportista argentina arquera de la selección argentina de handball, Daniel Albero nos trae, con su experiencia de asociar diabetes y Dakar, la propuesta de auto-superación diaria y de tomar la diabetes como un desafío más para sortear, exigente y duro, pero no imposible, en el camino de vivir una vida plena y feliz.

Controlá tu diabetes.

 

Imagen gentileza Facebook oficial "Un diabético en el Dakar"

Compartir
flechavolver a novedades