Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
05Oct

Diabetes y obesidad: una amistad que crece

Diabetes y obesidad suelen estar de la mano. Si bien una enfermedad no necesariamente indica la otra, ambas están creciendo año a año en las estadísticas mundiales y muchas veces, asociadas.

En esta nota te contamos cuál es la relación entre diabetes y obesidad.

Controlá tu diabetes.

Obesidad: una enfermedad que nadie elige

Antes que nada, es importante señalar y resaltar que la obesidad es una enfermedad y no una condición que las personas eligen por desidia o gula. En Argentina, la Ley 26.396 (aprobada en 2008) declaró de interés nacional la prevención y control de los trastornos alimentarios, incluyendo en ellos a la obesidad, la bulimia y la anorexia.

En un mundo signado por valores estéticos, muchas personas sufren de trastornos alimenticios en ambos extremos (anorexia-obesidad), enfermedades a las que se les suma la condena social y un señalamiento que nada colabora con la búsqueda de bienestar para quienes las padecen.

Así como nadie señala como culpable a una persona con cáncer o alguien que sufre un ACV, tampoco deberíamos señalar a personas con anorexia u obesidad.

Y esto no es sólo por una cuestión moral (aunque sería causa suficiente). En nuestro país, la ley indica que el sistema de salud, tanto público como privado, debe cubrir los tratamientos que las enfermedades de trastornos alimenticios requieran. Las obras sociales y las coberturas médicas se han negado por décadas a asumir esta obligación, lo que no implica que el tratamiento deje de ser un derecho para las personas.

Dicho esto, ¿qué es la obesidad?

La Organización Mundial de Salud (OMS) define a la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

La obesidad es una enfermedad crónica, de origen multifactorial, de alta prevalencia, que se produce cuando la energía ingerida excede la energía que se gasta durante períodos prolongados de tiempo, provocando que el cuerpo acumule el exceso de calorías en forma de grasa.

Sin embargo, la obesidad no es simplemente el resultado de comer en exceso. La predisposición genética, el entorno y el estilo de vida (desde edades tempranas) generan, en su combinación, un índice de masa corporal igual o superior a 30kg/m2, generando obesidad.

Además del visible aumento de peso, las personas con obesidad padecen de apnea del sueño, dolor de espalda y en las articulaciones, sudoración excesiva, intolerancia al calor, infecciones en los pliegues cutáneos, fatiga, depresión y sensación de falta de aire. Por si fuera poco, padecen de una enorme discriminación de la sociedad, como mencionábamos más arriba.

En Argentina, una encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) señaló que el 25,4% de la población padece obesidad (2019). El programa “Justicia Cerca” explica la Ley que protege a las personas con sobrepeso, qué derechos cubre la constitución y cómo hacerlos valer: LINK

¿Cuál es la relación entre diabetes y obesidad?

Los cambios en los hábitos alimenticios de la población y la reducción de la actividad física generan una epidemia de la obesidad, que está aumentando como consecuencia, el desarrollo de diabetes.

Es así como, cada vez más, diabetes y obesidad tienen "una amistad que crece".

Las personas que combinan factores para desencadenar una obesidad (mencionadas anteriormente) aumentan los riesgos de sufrir diabetes. Esto, en especial, sucede cuando la obesidad es abdominal: de acuerdo a estudios científicos, las personas obesas que desarrollaron diabetes tenían un tipo especial de obesidad, caracterizada por predominio de adiposidad en la mitad superior del cuerpo: cuello, hombros y abdomen.

Para prevenir el desarrollo de diabetes en personas con obesidad, es importante el acompañamiento terapéutico serio y comprometido. El paciente debe recibir una orientación nutricional controlada, con incorporación paulatina y sostenida de actividad física. En general, los programas de adelgazamiento para personas con obesidad acompañan a las personas para que puedan sostenerlos mientras las educan en nuevos hábitos para recuperar su bienestar. Estos programas están constituidos por profesionales de la salud (física y mental) especializados y pueden ser acompañados por medicación y cirugías de bypass gástrico.

Los equipos médicos y profesionales buscan re-educar a las personas con diabetes y obesidad para que aprendan a administrar sus condiciones de vida, buscando establecer relaciones positivas entre la comida y el ejercicio, para que el paciente pueda incorporarlos.

La Organización Mundial de la Salud se encuentra especialmente preocupada por el avance de la diabetes y la obesidad, por lo que insta a los gobiernos de todo el mundo a desarrollar políticas de prevención de la salud que enseñen a las personas a cuidar su cuerpo, enseñando a sus hijos e hijas a alimentarse sano y realizar ejercicio físico como parte de su rutina diaria.

Del mismo modo que en otras épocas aprendimos a cepillarnos los dientes a diario o a lavarnos las manos antes de comer, necesitamos aprender a comer sano y mover nuestro cuerpo para vivir con más bienestar.

Controlá tu diabetes.

Te puede interesar: Impacto de la diabetes en el mundo. Informe 2019

Compartir
flechavolver a novedades