Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
31Dic

El erróneo retrato de la diabetes en el cine

Los programas de televisión y las películas son una parte importante y entretenida de nuestras vidas, pero que no ofrecen siempre una buena representación de las personas que padecen enfermedades graves o crónicas como es el caso de la diabetes en el cine.

Las representaciones realistas o matizadas de problemas serios simplemente no son siempre posibles debido a las limitaciones del formato cinematográfico y televisivo, por el hecho de que los directores y productores usualmente tienen menos de dos horas para contar una historia completa.

También está el hecho importante de que las películas y los programas de televisión son una forma de escapismo para muchos espectadores. La mayoría de las personas no quieren ver la vida real cuando van a ver la última película de Steven Spielberg o se sientan a ver su programa favorito en Netflix.

Esto no quiere decir que este tipo de contenido no pueda ser mejor en su descripción de problemas médicos, serios o crónicos.

La licencia dramática es una cosa, pero visualizar los hechos básicos acerca de cómo ciertas condiciones médicas afectan a las personas, puede llevar a concebir ideas erróneas y a veces peligrosas sobre dichas afecciones.

Todos sabemos que a la mayoría de las películas y programas de televisión, donde al menos un personaje padece de una enfermedad grave o crónica, requiere dramatismo. De hecho, a los actores que personifican una persona con diabetes les ocurren situaciones con mayor frecuencia en forma de emergencia, como una baja de azúcar en la sangre causada por la ausencia de insulina.

Por esta razón, estos personajes se convierten esencialmente en un reloj de arena que está por acabarse, un problema que el personaje principal debe resolver antes de que se acabe el tiempo.

Retrato de la diabetes en el cine

Con Air (1997)

En esta película protagonizada por Nicolas Cage, un avión que traslada convictos peligrosos es secuestrado por delincuentes que se encuentran a bordo.

Cameron Poe (Cage) es puesto en libertad condicional y va en ruta a su hogar por medio del avión. El amigo diabético de Poe, Mike "Baby-O" O'Dell (Mykelti Williamson), también se encuentra en el vuelo, pero sus jeringas de insulina son destruidas durante el caos del secuestro. O'Dell casi inmediatamente comienza a sufrir una conmoción diabética, creando otro problema más para Poe.

En realidad, la emergencia diabética de O'Dell podría haber sido tratada con algo tan simple como un caramelo, un vaso de jugo de fruta o una soda, pero como Con Air es una película de acción de Hollywood, requiere que el bajo nivel de azúcar en la sangre del personaje sea un problema que solo puede ser resuelto por la dramática inyección de una jeringa.

Panic Room (2002)

Es una película protagonizada por Jodie Foster y Kristen Stewart, pasa una situación similar que se desarrolla cuando una madre (Foster) y su hija (Stewart) se encierran en una habitación de pánico durante una invasión a su hogar.

Encerrada dentro del espacio seguro sin insulina, la hija de 11 años de Foster, Sarah, comienza a experimentar convulsiones diabéticas debido a un bajo nivel de azúcar en la sangre. La película se convierte en una batalla por la supervivencia, tanto contra los ladrones como contra la diabetes.

Aunque las convulsiones diabéticas son siempre una posibilidad, rara vez ocurren tan rápidamente como la que se describe en Panic Room.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo Hollywood refleja una idea errónea de la diabetes, sembrando paranoia entre la población que desconozca los verdaderos efectos de esta condición.

Estas películas dejan en claro que el mundo del cine necesita mejorar al retratar afecciones médicas como la diabetes, porque un tema es tomar atajos para entretener, pero en muchos casos es simplemente irresponsable inducir a un error al público al describir enfermedades graves, sus síntomas y sus tratamientos de una manera inexacta.

Compartir
flechavolver a novedades