Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
10Dic

Guía básica: Galletas sin azúcar para diabéticos

El simple hecho de hornear galletas es una manera fácil de transmitir calidez y alegría a casi cualquier persona, y ver las caras iluminadas cuando se comparte estas deliciosas creaciones caseras es sin duda uno de los mayores placeres de la vida. Por eso hoy compartiremos contigo una guía básica para hacer galletas sin azúcar para diabéticos.

Irónicamente, lo único que no es tan “dulce” acerca de las galletas caseras es el azúcar, puesto que agrega muchas calorías a cualquier comida, lo que francamente no satisface nuestros mejores intereses ya sea que seamos diabéticos o no.

Cuando compartimos nuestras galletas caseras, queremos que sea una experiencia saludable para el cuerpo y el alma. Afortunadamente, existen excelentes sustitutos del azúcar que hacen que las galletas tengan un sabor tan maravillosamente dulce como siempre.

Reemplazando el azúcar

Al preparar galletas sin azúcar para diabéticos la prioridad número uno es eliminar la mayor cantidad de azúcar que puedas de la receta, pero ¿con qué reemplazarla?

Una de las mejores opciones es la sucralosa, ya que es estable al calor, lo que significa que no pierde dulzura cuando se expone a altas temperaturas de cocción.

Curiosamente, la sucralosa está hecha de azúcar, pero el cuerpo no la metaboliza de la misma manera, lo que la hace una buena opción para hacer galletas o cualquier otro tipo de dulce para diabéticos, ya que está disponible en casi todos los supermercados.

¿Qué tanto endulza?

Existen algunas diferencias en la forma en que los edulcorantes sin azúcar y el azúcar funcionan en las recetas de galletas, y la comprensión de esas diferencias es la clave para que estas salgan deliciosas.

Uno de los principales elementos que agrega el azúcar a las galletas es, por supuesto, la dulzura, y cuando horneas con sucralosa estas tienden a quedar el doble de dulce.

Las recetas de galletas para diabéticos a menudo contienen mucho menos edulcorante que sus equivalentes con azúcar normal, y debes estar pendiente ya que esto no es un error.

Si te gustan las galletas muy dulces no dudes en agregar un poco más, ya que a diferencia del azúcar que cambia la forma de la masa cuando se expone a altas temperaturas, la sucralosa no necesita medirse con precisión para que el producto final salga bien. Su función principal es agregar dulzura y tiene poco impacto en el aumento, la difusión o la textura de la galleta terminada.

¿Qué tal es la textura?

La textura de las galletas es otra área donde el azúcar y los edulcorantes no azucarados funcionan de manera diferente.

Cuando masticás galletas que son muy crujientes, es gracias a la capacidad que tiene el azúcar de caramelizar y extenderse cuando se hornea en la masa.

Existen recetas que son bajas en azúcar y sin azúcar en lo absoluto que pueden dar resultados similares y, por lo general, cuanta menos harina contenga, más crujiente será la galleta.

La capacidad que tiene el azúcar para caramelizar también juega un papel importante en el color dorado que hace que las galletas luzcan atractivas. Es fácil lograr el mismo efecto cuando se preparan galletas sin azúcar al cubrirlas con algo que puedan dorarlas dentro del horno.

Una manera muy fácil es rociarlas ligeramente con aceite en aerosol justo antes de cocinarlas. Otra forma es esparcirle un poco de leche o clara de huevo batida.

Compartir
flechavolver a novedades