Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
14dic

Insulinización: mitos y cuidados

Insulinización y algunos de sus mitos:

  1. “Necesitar insulina quiere decir que se falló con el tratamiento”: La diabetes tipo 2 es una enfermedad progresiva, por lo tanto, es normal que en algún momento el páncreas no sea capaz de liberar la cantidad de insulina necesaria y los medicamentos recetados hasta el momento no sean suficientes para el tratamiento de la enfermedad y se tenga que acudir entonces a la aplicación de la insulina.
  2. Utilizar insulina trae consigo complicaciones como ceguera, amputaciones o diálisis”: Es todo lo opuesto. Lo más probable es que la insulina evite que estas complicaciones aparezcan antes. De todas maneras, una pérdida parcial de la vista es frecuente al inicio del tratamiento, como efecto colateral.
  3. “La insulina engorda”: Se puede subir entre 3 y 4 kilos. Por esto es importante preparar el cuerpo ante el proceso de insulinización. Lo ideal es que al inicio del tratamiento se registre el peso actual y se elabore junto con el médico de cabecera, un plan de ejercicio y nutrición.
  4. “Las inyecciones de insulina son muy dolorosas”: Es importante destacar que la inyección de insulina no debe arder, picar o generar algún tipo de malestar. Hoy las agujas modernas son muy finas y la molestia es mínima.
  5. “La insulina es muy costosa”: muchas veces la aplicación de la insulina es menos costosa que los tratamientos con medicamentos vía oral o los tratamientos al que se debe someter el paciente por presentar complicaciones por falta del tratamiento de insulinización.

En este último punto es importante resaltar que en Argentina existe la: Ley Nacional de Diabetes que prevé el suministro gratuito de la insulina:

Artículo 5°-(…) La cobertura de los medicamentos y reactivos de diagnóstico para autocontrol de los pacientes con diabetes, será del 100% (cien por ciento) y en las cantidades necesarias según prescripción médica. (…) sólo será necesaria la acreditación, mediante certificación médica de una institución sanitaria pública, de la condición de paciente diabético. Esta certificación se hará al momento del diagnóstico y seguirá vigente mientras el paciente revista el carácter de enfermo crónico (…)”

Insulinización y cuidados durante el tratamiento:

Lo primero que hay que decir es que para que el proceso de insulinización sea correcto es necesario que se determine la dosis adecuada por un médico profesional.

Al inicio de este tratamiento es normal que se presenten algunos efectos secundarios como los que fueron nombrados anteriormente: pérdida parcial de la vista y aumento del peso.

De todas formas, uno de los factores más delicados es la hipoglucemia, de ahí la importancia del reconocimiento de sus síntomas: sudoración fría, temblor; palpitaciones; mareo, confusión, hambre excesiva, y en algunos casos pérdida de consciencia.

Nota: Si presenta hipoglucemia se recomienda ingerir: una bebida azucarada; uno o dos caramelos, seguido de: yogurt con cereales; una porción de fruta, una rebanada de pan o unas galletas. Es importante corroborar que a los 15-20 minutos que la glucemia recupere los niveles normales e informar al médico personal sobre los síntomas y la frecuencia de los mismos durante el día.

Otro de los posibles efectos durante la aplicación de insulina es la aparición de nódulos en la zona de inyección. Esto se debe a la aplicación reiterada en un mismo lugar, por lo tanto, se deben rotar las zonas de aplicación:


Controla-tu-diabetes-zonas-inyección-insulinización
Gráfico tomado de “Manual insulinización oportuna primer nivel de atención”

Las personas que requieren varias aplicaciones en el día pueden utilizar más de un área de aplicación, pero respetando siempre la misma en cada horario. Se debe tener presente que la actividad física aumenta la velocidad de absorción de la insulina y puede ocasionar hipoglucemia, es por esto que se recomienda no inyectarla en las zonas del cuerpo con las que se realiza mayor fuerza física.

Se debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones para la aplicación de insulina con lapicera:

  • Lavar las manos con agua y jabón y limpiar la zona elegida (no es necesario usar alcohol, en caso de hacerlo, esperar a su completa evaporación)
  • Evitar sitios de la piel con: lipodistrofia; inflamación; edema, infección; lastimadura, cicatriz, lunares entre otras irregularidades.
  • Realizar un pliegue adecuado y de manera suave, levantando la piel con el pulgar y el índice. La idea es evitar levantar el músculo ya que la aplicación debe ser subcutánea (las agujas de 4 y 5 mm no requieren pliegue)
  • Aplicar la insulina lentamente en un ángulo de 90 grados (o de 45 en caso de que la aguja sea mayor a 8 mm. De todas formas, es recomendable usar entre 4 y 6 mm), dejar la aguja dentro de la piel durante mínimo 10 segundos (más en caso de una dosis alta) después de haber presionado el émbolo de la lapicera, retirar la aguja de la piel en el mismo ángulo en que se insertó y soltar el pliegue.
  • Usar la aguja una sola vez y descartarla.

En Controlá Tu Diabetes esperamos este artículo te haya servido y te recordamos la importancia de que le hagas todas las preguntas a tu médico personal para que inicies el proceso de insulinización tranquilo y de forma adecuada.

Fuentes | Material educativo Universidad Favaloro y “Manual insulinización oportuna primer nivel de atención” del Ministerio Nacional de Salud

Compartir
Etiquetas:
flechavolver a novedades