Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
28Sep

La diabetes tipo 1 y las enfermedades de la tiroides

La diabetes tipo 1 y las enfermedades de la tiroides pueden estar conectadas, dado que ambas forman parte de las llamadas “enfermedades autoinmunes”. Como las enfermedades autoinmunes pueden estar hermanadas, la presencia evidente de una de ellas demanda la necesidad de controlar periódicamente cualquiera de las otras, previniendo su desencadenamiento.

En esta nota te contamos cuál es el vínculo entre la diabetes tipo 1 y las enfermedades de la tiroides.

Tiroiditis: ¿qué es el hipo y el hipertiroidismo?

La glándula tiroides es esencial para la regulación del metabolismo, forma en que el cuerpo transforma los alimentos en energía. Cuando esta glándula sub-produce o sobre-produce hormonas tiroideas, genera un mal funcionamiento del metabolismo, generando hipo o hipertiroidismo.

Este malfuncionamiento es una reacción del sistema autoinmune del cuerpo, que reconoce erróneamente a células y órganos como si fuesen nocivos y los ataca.

La diabetes tipo 1 funciona del mismo modo: es el sistema inmunológico el que se confunde y reacciona “contra sí mismo”. De aquí que las enfermedades autoinmunes funcionen muchas veces como hermanadas, provocando en el organismo enfermedades también asociadas.

Las personas con diabetes tipo 1 presentan, con bastante frecuencia, anticuerpos antitiroideos positivos. Es decir que su cuerpo tiene mayor riesgo de desarrollar una enfermedad autoinmune en la glándula tiroides.

Pero no hay que alarmarse: hoy es muy sencillo el tratamiento de las enfermedades tiroideas. Los médicos indican una droga llamada levotiroxina y, con cierto tiempo para encontrar la dosificación justa, las personas recuperan su calidad de vida rápidamente.

Te puede interesar: Aprender a vivir con diabetes. 4 puntos 

La diabetes tipo 1 y las enfermedades de la tiroides

Las estadísticas indican que el 10% de las personas con diabetes tipo 1 pueden desarrollar hipotiroidismo, una condición llamada Enfermedad  o Tiroiditis de Hashimoto. Cuando la diabetes tipo 1 se combina con hipertiroidismo, la condición se llama Enfermedad de Graves-Basedow.

Esta estadística es mayor para las mujeres (40%) que para los varones (20%) y aumenta en las poblaciones alejadas del mar, dada la carencia de yodo, sustancia necesaria para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

El hipotiroidismo es mucho más frecuente que el hipertiroidismo y genera síntomas como extremada fatiga, sensibilidad al frío (ganas de usar un sweater cuando todos están en musculosa), constipación o heces muy duras, sequedad de la piel, aumento de peso inexplicable, caída del cabello y uñas quebradizas. También puede generar tristeza, por lo que muchas veces se confunde con depresión.

El hipertiroidismo, por su parte, genera síntomas como nerviosismo e irritabilidad, temblor (generalmente en las manos), latidos cardíacos irregulares o acelerados sin explicación, deposiciones frecuentes o diarrea, fatiga y debilidad muscular, problemas para dormir.

Como siempre te insistimos en las notas de Controlá tu diabetes, no queremos alarmarte con la información ni generarte pánico. La intención es que aprendas a leer las señales de tu cuerpo y a acudir a tu médico cuando notes que algunos síntomas se salen de lo normal.

La diabetes tipo 1 y las enfermedades de la tiroides pueden estar estadísticamente más conectadas, es cierto. Cuanto antes le comuniques a tu médico tus sospechas de haber desarrollado una u otra enfermedad, más rápido podrá indicarte estudios para verificarlo y un tratamiento para que continúes tu vida con bienestar y calidad.

Controlá tu diabetes.

Compartir
flechavolver a novedades