Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
07Ene

Lo que necesitás saber sobre la insulina

La diabetes es una de las enfermedades más comunes en el mundo y, aunque millones de personas la padecen, no todo el mundo está familiarizado con esta condición y sus particularidades. Si querés aprender más sobre ella y la función de la insulina en el cuerpo te lo explicamos, a través de este artículo con lo que necesitás saber sobre la insulina.

Lo que necesitás saber sobre la insulina

La insulina una sustancia producida por el páncreas que se encarga de regular los niveles de azúcar en la sangre. Es muy importante en nuestro cuerpo, pues permite que la glucosa (los azúcares de los alimentos) sea transportada a las células y procesada por nuestros órganos, para luego ser utilizada como fuente de energía.

Si nuestro organismo no produce la cantidad necesaria de insulina, la glucosa no puede ingresar a las células y se acumulará en la sangre, ocasionando, a la larga, severos daños en el cuerpo como padecimientos coronarios, nerviosos y cerebro vasculares, entre otros. La incapacidad de producción de esta sustancia es conocida como diabetes.

Aquí surge una duda muy común: ¿una persona diabética puede producir insulina?

La respuesta varía según su tipo.

El páncreas de las personas que poseen diabetes tipo 1 no puede producir insulina pues no cuentan con células beta. Esto ocasiona que necesiten usar inyecciones de esta sustancia para usar la glucosa de los alimentos que consumen.

Las personas con diabetes tipo 2 pueden producir insulina. Sin embargo, su cuerpo no responde bien a ella, lo que provoca que algunas de estas necesiten recurrir a pastillas o inyecciones de esta sustancia.

Es muy importante destacar que existen varios tipos de insulina según:

Su tiempo de inicio (el período que transcurre hasta que comienza a funcionar), el punto pico (cuando llegan a su mayor efecto), y la duración (el tiempo que la insulina continúa reduciendo el nivel de glucosa). Además de estos, las diferentes potencias con las que cuentan.

Insulina de acción rápida: Surte efecto a los 15 minutos de ser inyectada. Alcanza su máximo efecto al cabo de una hora y es eficaz durante dos a cuatro horas.

Insulina de acción breve: 15 minutos luego de ser inyectada ya es parte del flujo sanguíneo. Llega a su máximo efecto de dos a tres horas luego de ser aplicada y su eficacia dura entre tres a seis horas. 

Insulina de acción intermedia: llega al flujo sanguíneo aproximadamente dos a cuatro horas después de la inyección. Su máximo efecto llega entre cuatro a doce horas después de la misma y es eficaz durante aproximadamente 12 a 18 horas.

Insulina de acción prolongada: Llega a la sangre luego de varias horas de ser inyectada. Mantiene bajo el nivel de glucosa durante 24 horas.

Cada insulina cumple un efecto determinado en el cuerpo, y de acuerdo con el tipo de diabetes del paciente, su edad, antecedentes y tratamiento, los médicos recomendarán uno o múltiples tipos de esta sustancia.

Es importante tener en cuenta que las dosis y la selección de insulina siempre debe ser realizada por un endocrino experto en el tema, pues son las únicas personas cualificadas para determinar el mejor curso de acciones según el objetivo de cada paciente.

Compartir
flechavolver a novedades