Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
30Nov

Páncreas artificial: un desafío de independencia

El páncreas artificial tiene el objetivo de brindar mayor independencia a los pacientes con diabetes. La diabetes es una patología que aparece cuando el páncreas no fabrica la cantidad de insulina necesaria para metabolizar la glucosa. Un páncreas artificial sería capaz de suministrar insulina autónomamente y en una cantidad adecuada a las necesidades de cada momento.

Decenas de investigaciones en todo el mundo están abocadas a lograr un sistema que facilite el estilo de vida de los pacientes. Hasta ahora, las personas que dependen de la insulina deben suministrársela mediante inyecciones o una bomba. Este suministro también está atado a los alimentos ingeridos en el día y la actividad física realizada, en una ecuación necesaria para mantener en buenos parámetros los niveles saludables del cuerpo.

Mientras tanto, investigadores prueban distintas propuestas de páncreas artificiales en el mundo. En la mayoría de los casos los prototipos cuentan con tres componentes. Un dispositivo de medición continua de glucosa, un algoritmo de control y un infusor automático de insulina. Los sistemas se diferencian por el nivel de automatización que poseen, el tipo de algoritmo de control y las hormonas empleadas. Hay desarrollos locales e internacionales en carrera.

Para la vida de un paciente con diabetes tipo 1 el páncreas artificial presentaría varias ventajas. Una de las principales sería ofrecer más libertad e independencia. Con un sistema inteligente, las personas con diabetes podrían evitar las constantes mediciones de niveles de glucosa en sangre a las que deben someterse. El sensor sería el encargado de realizar esa tarea.

Los datos suministrados por el sensor pasarían por un algoritmo matemático. Éste calcularía la dosis precisa de insulina a ser inyectada en función de la actividad y la alimentación. El infusor automático aplicaría las dosis. Al mismo tiempo, todos los datos recogidos se irían almacenando en el software que gestiona el sistema. El conjunto de esa información podría ser posteriormente enviada de forma fácil y periódica al médico de cabecera.

Páncreas artificial

Imaginar una tecnología que reemplace al páncreas no es tarea sencilla. Éste importante órgano del cuerpo realiza innumerables tareas para mantener en equilibrio al organismo. Hay varias funciones relacionadas al sistema digestivo y las hormonas que se ejecutan mediante el páncreas. Pero es precisamente la falta de producción de insulina lo que motiva a los científicos a crear un substituto.

Con un páncreas artificial el paciente podría despreocuparse de sus niveles de azúcar. Sería la máquina la que esté continuamente monitorizándolo y manteniendo estables sus niveles. Los desarrollos e innovaciones de las últimas décadas no contaban con la ventaja de la evolución en bioingeniería. Hasta ahora, quien tomaba las decisiones en función de la interpretación de los valores era el paciente (con indicación previa de su médico de cabecera).

Eso cambió con la incorporación de sensores ultra desarrollados y complejos algoritmos matemáticos. Ambos elementos hacen que el dispositivo realice tareas de forma autónoma la mayor parte del tiempo. Lo que equivale a menor rango de error y complicaciones para las personas con diabetes. En definitiva, lo que se logra es simplificar funciones para mejorar el estado y lograr mayor libertad.

Desarrollo nacional

Profesionales del Consejo Nacional de Investigadores Científicas y Técnicas (CONICET) presentaron en 2017 un proyecto novedoso: el ARG -Automatic Regulation of Glucose (Regulación Automática de Glucosa). Se trata de un algoritmo que comanda una bomba de infusión de insulina en personas diabéticas. El sistema cumple las funciones del páncreas. Las pruebas demostraron que los pacientes pudieron dejar de calcular la cantidad de insulina de acuerdo a lo que comieron o se ejercitaron.

Si bien estas invenciones aún se encuentran en etapa de prototipo, representan un avance en la ciencia y la tecnología aplicadas a mejorar la calidad de vida de todas las personas, siendo que la diabetes es una de las patologías que más creció estadísticamente en todo el mundo.

Te puede interesar: Páncreas artificial con algoritmo argentino.

 

Compartir
flechavolver a novedades