Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
19dic

Insulina: tipos, usos y recomendaciones para el tratamiento

Los tipos de insulina utilizados en tratamientos de largo plazo para pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2 varían según el origen, pero todas buscan imitar la función de la insulina original producida por el páncreas:

  • Intervenir en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, sobre todo de la biosíntesis de los glúcidos cuya principal función es brindar energía inmediata y estructural al cuerpo, es decir, proveer a las células el aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gasto de energía.

Existen dos grupos generales de insulina que a su vez se subdividen:

A. Insulina Nativa: Aquellas de origen animal o biosintético cuya secuencia de aminoácidos está inalterada y refleja la estructura de la hormona que existe tanto en animales como en la especie humana. Estas a su vez pueden ser:

  • Insulina animal (bovinas o porcinas)
  • Insulina humana (semisintéticas y biosintéticas)
  • Insulina de acción corta (o rápida)
  • Insulina de acción lenta (basales) o intermedia.

B. Análogos de Insulina: Son obtenidos por ingeniería genética, gracias a esta técnica la secuencia de aminoácidos es alterada.

Mezclas con distintos tipos de insulina:

Existen mezclas de insulinas en las que se combinan aquellas de acción rápida con insulinas de acción lenta o intermedia. Estas mezclas a su vez pueden ser tanto de insulina humana o con análogos ultrarrápidos.

Es importante tener en cuenta que estas mezclas también se pueden realizar artesanalmente pero se debe cargar primero la insulina rápida y luego la lenta, teniendo en cuenta que los análogos lentos como determir; glargina, degludec no pueden mezclarse en la misma jeringa con la insulina rápida o ultrarrápida.

Objetivos del tratamiento con insulina:

El objetivo del uso de las insulina o el tratamiento con insulinoterapia es mantener una concentración basal estable de insulina que sea similar a la que existen en condiciones no “pandriales” (tiempo que transcurre mientras se ingiere una comida y se acciona el metabolismo) para esto es normal el uso de insulinas de acción intermedia o prolongada.

El segundo objetivo es proporcionar picos de secreción de insulina que acompañe el ciclo de la glucosa en los momentos de la comida. Esto se logra con el uso de insulinas rápidas que son las que ayudan a corregir los niveles de hiperglucemia y que haya un correcto proceso metabólico de las comidas.

Es normal que al inicio de la insulinización se arme un tipo de tratamiento neutral para el paciente en el que se le suministra insulina basal a la noche en una sola dosis, y durante el día se mantiene los niveles de glucemia normales con antidiabéticos orales. Si posteriormente es necesario, se agregan las insulinas rápidas previo a las comidas.

Se debe tener en cuenta que los preparados de la insulina, mientras no se utilicen, deben estar en el compartimiento principal de la heladera a una temperatura entre 2 y 8 grados (se debe evitar la congelación)

Cuando está en uso, la lapicera de insulina puede resistir temperaturas ambientes de hasta 25 grados centígrados durante cuatro semanas, que es el tiempo en el que se agota el contenido en la mayoría de los casos.

Desde hace un tiempo existen las lapiceras que han facilitado el suministro de insulina y la vida del paciente ya que son descartables, de fácil uso y tienen agujas muy finas que minimizan el dolor. Además se pueden transportar de camino al trabajo, a un viaje o durante las vacaciones.

En Controlá Tu Diabetes esperamos te haya sido útil esta información y recuerda que el tipo de insulina que se usa, la dosis, y la frecuencia con la que se hace debe estar planificada de manera personalizada por un médico profesional.

Fuentes | “Manual insulinización oportuna primer nivel de atención”

Compartir
Etiquetas:
flechavolver a novedades