Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter

antidiabéticos

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 requiere para su control el uso de antidiabéticos orales como única droga, asociados entre sí, e incluso combinados con insulina. La indicación de los mismos depende de las características del paciente y del criterio y la experiencia personal del médico tratante.

Estas drogas se clasifican según su mecanismo de acción en:

  • Drogas que estimulan la secreción de insulina por el páncreas, y que se clasifican en 3 grupos:
    • Sulfonilureas
    • Meglitinidas
    • Incretinas
  • Drogas que actúan por otros mecanismos, sin aumentar la secreción de insulina
  • Disminuyendo la resistencia a la insulina en distintos tejidos:
    • Biguanidas
    • Glitazonas
  • Enlenteciendo la absorción de azúcares en el intestino:
    • Inhibidores de las alfa – glucosidasas
  • Aumentando la excreción de azúcares por el riñón:
    • Gliflozinas

Metformina

La metformina tiene efecto antihiperglucemiante a través de acciones extra – pancreáticas. Su principal mecanismo de acción es el aumento de la sensibilidad a la insulina en el hígado, disminuyendo la liberación hepática de glucosa, y en tejidos periféricos principalmente en músculo y tejido graso.

La metformina no tiene acción directa sobre la célula beta del páncreas.

Indicaciones

  • Fármaco de elección en Diabetes tipo 2 con sobrepeso u obesidad.
  • Se considera el fármaco de inicio en todos los pacientes con Diabetes tipo 2, incluido no obesos.

Efectos secundarios

  • Alteraciones gastrointestinales: diarreas, nauseas, vómitos, dolor abdominal
  • Alteraciones gustativas o
  • Acidosis láctica (rara cuando su indicación es adecuada)
  • Efecto anorexígeno
  • Otros más raros: sabor metálico y reducción de los niveles de vitamina B12

Los problemas gastrointestinales, fundamentalmente diarrea, meteorismo, distensión abdominal, náuseas, vómitos y gusto metálico, son los efectos adversos más frecuentes.

Suelen ser moderados y transitorios, y se pueden minimizar disminuyendo la dosis o indicando metformina después de las comidas principales.

En un 5% de los casos no se consigue la tolerancia y hay que retirar la medicación.

Sulfonilureas y meglitinidas

Tienen un efecto hipoglucemiante agudo por estimulo directo de la secreción de insulina a nivel de la célula beta pancreática.

Indicaciones

  • Diabetes tipo 2 con normopeso que no se controla sólo con dieta y ejercicio
  • Diabetes tipo 2 con obesidad que no se controlan con dieta y metformina o presentan contraindicaciones para el uso de metformina.

Efectos secundarios

  • Hipoglucemia
  • Alteraciones hematológicas
  • Alteraciones cutáneas
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Otros: ganancia de peso

La frecuencia de efectos adversos es baja (2-5%). El principal efecto secundario es la hipoglucemia, que se ha visto más frecuentemente asociada al uso de sulfonilureas de vida media larga, como la clorpropamida y glibenclamida. Glimepirida y gliclazida de liberación modificada presentan menos hipoglucemias y glipizida de menor duración.

La estrategia para el uso de sulfonilureas y meglitinidas, se basa en iniciar el tratamiento con dosis bajas, las cuales deberán ser indicadas antes de las comidas principales.

Incretinas

Son antidiabéticos orales relativamente nuevos en el mercado. Su efecto hipoglucemiante ocurre por estímulo indirecto de la secreción de insulina a nivel de la célula beta pancreática. A diferencia de las sulfonilureas y de las meglitinidas estas drogas no producen hipoglucemia.


Sitagliptina, vildagliptina, linagliptina, teneligliptina y saxagliptina se administran por vía oral, mientras que exenatida y liraglutide son inyectables.

Indicaciones

  • Diabetes tipo 2, asociadas con todos los grupos farmacológicos disponibles orales o con insulinas o análogos de insulina

Efectos secundarios

  • Reacciones de hipersensibilidad cutánea
  • Nasofaringitis
  • Cefalea
  • Exenatide y liraglutida pueden producir náuseas y vómitos

Glitazonas

Rosiglitazona y pioglitazona son fármacos con efecto antihiperglucemiante. Actúan a través de la activación de receptores reduciendo la resistencia a la insulina, fundamentalmente a nivel de tejido graso y muscular, aunque también tienen un cierto efecto a nivel del tejido hepático. Este aumento de la sensibilidad a la insulina ocurre sin aumentar su secreción, de ahí que no produzcan hipoglucemias.

Indicaciones

  • Diabetes tipo 2 en monoterapia, preferentemente en diabéticos con sobrepeso u obesidad, en los que la metformina está contraindicada o no tolerada
  • Diabetes tipo 2 en combinación con metformina, con meglitinidas, con incretinas o con sulfonilureas

Efectos secundarios

  • Incremento de peso
  • Retención de líquidos, con edemas
  • Anemia
  • En el caso de la Rosiglitazona, en los últimos años se descubrió que podría aumentar la tasa de infarto agudo de miocardio, motivo por el cual actualmente en muchos países se desaconseja su comercialización, y entidades reguladoras del suministro de medicamentos, como la FDA o la ANMAT en nuestro país, la clasifican como una droga en situación de alerta.

Gliflozinas

La dapagliflozina, la canagliflozina y la empagliflozina son drogas que se caracterizan por aumentar la excreción de glucosa por el riñón. Dado que su efectividad requiere de un riñón funcionante, las mismas no se recomiendan para pacientes con insuficiencia renal.


Son fármacos con efecto antihiperglucemiante. Actúan a través de la liberación de glucosa por orina, sin producir hipoglucemias.

Indicaciones

  • Diabetes tipo 2 en monoterapia, preferentemente en diabéticos con sobrepeso u obesidad, en los que la metformina está contraindicada o no tolerada
  • Diabetes tipo 2 en combinación con metformina, con meglitinidas, con incretinas o con sulfonilureas

Efectos secundarios

  • Infección urinaria
  • Infecciones genitales
  • Cetoacidosis diabética, cuando es administrada a pacientes con DM tipo 1
  • Fracturas

Se indican independiente de la ingesta, en cualquier momento del día.

Acarbosa

La acarbosa, única droga de este grupo, actúa inhibiendo enzimas intestinales (maltasas, sacarasas, dextrinasas, glucoamilasas) que actúan en el desdoblamiento de la sacarosa, maltosa y otros oligosacáridos en monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa).

El resultado de su efecto es una demora en la digestión de los hidratos de carbono con reducción de los picos glucémicos posprandiales. No producen hipoglucemia per se, pero cuando se da asociada con insulina o sulfonilureas hay que tener en cuenta que si se produce una hipoglucemia, ésta no puede tratarse con disacáridos (lactosa de la leche, o sacarosa del azúcar) sino que se debe utilizar glucosa pura.

Indicaciones

  • Diabetes tipo 2 no controlada con dieta para corregir hiperglucemias moderadas, fundamentalmente posprandiales.
  • Diabetes tipo 2 asociada con metformina o gitazonas

Efectos secundarios

  • Alteraciones gastrointestinales:
  • Flatulencia – meteorismo
  • Diarreas
  • Dolor abdominal
  • Nauseas y vómitos

La acarbosa se indica antes de las comidas principales.

En muchos casos, para alcanzar los objetivos de control, la diabetes tipo 2 requiere la realización de tratamiento combinado con al menos dos fármacos orales con diferente modo de acción, e incluso con la asociación de insulina.

subir