Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
23Mar

Corazón sano para la diabetes

Una de las recomendaciones para prevenir y tratar la diabetes es realizar ejercicio y actividad física (recuerde que el sobrepeso y la obesidad aumentan la probabilidad de desarrollar esta enfermedad). Para poder hacerlo es necesario contar con un corazón fortalecido que acompañe los nuevos cambios de rutina física. Y para poder lograr lo anterior, es necesario repensar la alimentación en función del fortalecimiento de éste órgano que ya se ve afectado debido a los daños vasculares que produce la diabetes.

Es claro entonces que el ejercicio y la alimentación sana son pilares fundamentales tanto en la prevención de la diabetes como en su tratamiento. Pero ¿Qué significa una alimentación sana para el corazón? En Controla tu Diabetes, le dejamos algunos tips a tener en cuenta:

  • Escoja grasas no saturadas: evite las grasas poco saludables como las grasas trans, saturadas y colesterol.
    NO: Dulces procesados, productos de repostería, comida frita, productos lácteos con alto contenido de grasa, grasas sólidas y carnes con mucha grasa.
    SÍ: Alimentos con proteína magra, productos lácteos bajo en contenido de grasa. Escoja para las meriendas: vegetales frescos, granos integrales, nueces y frutas.
    Nota: La Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo de grasas saturadas debe ser menor al 10 % de la ingesta calórica diaria total.
  • Incluya el omega 3: la ingesta de alimentos con omega 3, es importante porque ayuda a prevenir que las arterias se tapen. Por eso se recomienda el pescado no frito por lo menos dos veces por semana (salmón, atún blanco, arenque, trucha arco iris, caballa, sardinas). Otros productos con omega 3 son: soja, nueces, lino y aceite de canola.
  • Encuentre la mejor forma para cocinar: Si es posible cocine los alimentos al vapor o al agua. Si los va a fritar, evite o modere el uso de aceite o manteca. Asegúrese de usar un aceite con alto contenido de grasas no saturadas (¡tenga presente que cada cucharada de aceite tiene muchas calorías!). Como alternativas puede usar: aceite vegetal, de oliva, maíz, girasol o lino. Aceites en aerosol también puede resultar convenientes.

También es necesario tener en cuenta para una alimentación fortalecedora del corazón, evitar el consumo alto de sodio (que además ayudará a controlar la presión); escoger platos frescos y preparados en casa; y mantener los mismos horarios y porciones de cada tipo de alimento para que el cuerpo pueda tener un tiempo de aprendizaje y estabilidad en los procesos metabólicos.

Fuentes |  Artículo de Diabetes.org | Artículo sobre colesterol y grasas saturadas y no saturadas

 

Compartir
Etiquetas:
flechavolver a novedades