Controla tu Diabetes
formá parte de
nuestra comunidad!
Sumate!
Suscribite al Newsletter
08Jul

Valentina Kogan transformó la diabetes en un motor de superación personal

Un Juego Olímpico, 6 mundiales de handball y 4 años como jugadora profesional en Europa respaldan a la argentina Valentina Kogan como una excelente arquera. La diabetes no sólo no fue un impedimento para ella, sino que además funcionó como un motor de superación personal. 

Conocé su historia en esta nota.

Valentina Kogan

Valentina nació en Buenos Aires hace 39 años. A los 10 años le diagnosticaron Diabetes tipo 1, lo que la llevó a recorrer una vida de desafíos que incluyeron el deporte competitivo:

“Además de jugar al handball y estar 18 años en la Selección Argentina, hice un montón de cosas. Como la mayoría de las mujeres. Toda mi vida gira alrededor del deporte. Jugué Sudamericanos, Panamericanos y 6 mundiales. Me retiré hace 3 años, alcanzando el sueño de toda mi vida: jugar un juego olímpico”.

Demanda de energía

A lo largo de su vida, Valentina Kogan fue construyendo pilares que le permitieron alcanzar cada meta: el conocimiento de sí misma, la superación personal y el apoyo de su familia fueron grandes guías para ella. A los quince años decidió ser vegetariana, evaluando junto a sus médicos, de forma muy precisa y sin descanso, los efectos que la alimentación tenía en su rendimiento físico y su demanda de energía.

Pero Valentina no vivió su diabetes con tanta seguridad desde un principio. Cuando la selección argentina de handball la convocó a integrar su plantel, a sus 18 años, no pudo ser franca con su entrenador y sus compañeras. Fue sólo cuando subió un peldaño más en su camino de autosuperación cuando pudo empoderarse y trascenderse:

“Estaba llena de prejuicios y miedos. ¿Cómo iba a comunicarle yo a mi entrenador y a mis compañeras que no tuvieran miedo, que yo iba a poder? Tenía yo primero que vencer mis propios prejuicios".

Te puede interesar: Entrenamiento aeróbico y diabetes. Una alianza estratégica

Rio de Janeiro 2016

Es así como Valentina Kogan, haciéndole honor a su nombre, llegó a ser atleta olímpica en los Juegos Rio de Janeiro 2016.

El apoyo de su familia es un pilar que La Garra (así se la conocía en su equipo) destaca con especial hincapié. Lejos de ocultarla y sobreprotegerla, desde el momento del diagnóstico a los 10 años, su mamá y papá la animaron a afrontar cada situación con la mayor naturalidad posible, sin por eso descuidar las necesidades de medicación, auto-examen y alimentación que ella requería.

“La diabetes es parte de mi vida de una forma en que no la quiero negar, no la puedo ocultar y la quiero reconocer y visibilizar. Me construyó como persona y creó muchas cosas de mi personalidad. Se que esto es polémico de escuchar. Siempre se habla de lo que la diabetes no nos permite hacer. No de lo que la diabetes nos permitió".

Inspiración para muchos

A pesar de llegar a niveles altamente competitivos, el handball es sólo una de las actividades que forman parte de la vida de la arquera olímpica. Valentina Kogan es Licenciada en Relaciones Internacionales y, además de estudiar y completar una carrera universitaria, dividió por mucho tiempo sus días entre su profesión deportiva y académica. Luego de Río 2016, decidió retirarse para dedicar más tiempo a su familia, sus hijos y Team D, el primer grupo de entrenamiento gratuito exclusivamente para personas con diabetes.

“Miro para atrás y veo que alcancé muchas cosas. Trabajé muy duro para conseguirlo. Las luché muy arduamente. Todo esto lo hice con Diabetes tipo 1”.

FUENTE: teamd

Compartir
Etiquetas: Valentina Kogan ,
flechavolver a novedades